El Senor Corchea es un espacio de Elvia Rosa Castro para publicar sus textos sobre arte cubano y los de aquellos que deseen colaborar con ella. También intentara estar actualizado respecto a las noticias para que sus amigos y conocidos (y otras personas) conozcan la info de casi primera mano y rápida.
¡Se formo  tremendo revolico señores!

¡Se formo tremendo revolico señores!

Beatriz Gago es amante a hacer curadurías pensadas para espacios heterónimos, alejados de ese “barrio de putas” que suele ser el mundo del arte. Para la 12ma Bienal de La Habana concibió Handmade twitting, intervención de varios artistas en el sitio web Revolico, siguiendo la pauta curatorial del evento habanero. Una de las obras de ese proyecto es este texto que publicamos aquí, ilustrado con dibujos de Tonel. Luego de Handmade twitting la categoría ARTE quedó insertada en Revolico de forma permanente, lo cual constituye un dato interesantísimo y un punto a favor de ese espacio de clasificados.

Sin embargo, hubo un incidente muy curioso: los días que duraron la Bienal de La Habana y Handmade twitting, el Paquete Semanal no incluyó a Revolico en sus entregas y publicó el .txt que publicamos aquí en formato .jpg. Ya los gestores de el Paquete habían vetado la publicidad de Ranfis Suárez y su Recolector de datos ridículos (que puede verse en youtube). Sin comentarios.

“¡Se formo  tremendo revolico señores!” 

Por: Pablo Rodríguez, especialista en Antropología Económica
Análisis estadístico: Tonel 

Revolico es voz con sabor cubano. El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, lo define como revuelo, turbación agitación. Es también por extensión: desorganización, azoramiento, ofuscación, bronca, riña, pelotera,  tumulto, conmoción,  alboroto,  batahola, algarabía, trifulca (…).  La frase “se formó tremendo revolico”, más común en la región oriental del país, alude a la ruptura del orden preestablecido. Hay, por tanto, en el término algo del caos cuántico, de ese otro orden de las cosas del que nos habla la complejidad. 

El cacharreo -práctica que enuncia el espíritu de emprender, inventar, innovar, de resolver en los límites de la precariedad-, es muy común en el cotidiano del cubano. Lo es en tal medida, que le asigna connotación semántica al término.   

Tonel. Detalle de Método para explicación de la nueva economía (anuncio en Revolico) 

Tonel. Detalle de Método para explicación de la nueva economía (anuncio en Revolico) 

Del cacharreo y los cacharreros es resultado el paisaje único en el mundo que configura ese museo automovilístico del que hace gala las calles de La Habana y otro lugares del país, con sus almendrones (1) de las décadas del 40 y el 50 que mantienen su funcionalidad por el milagro de la inventiva popular  hacedora de verdaderos frankensteins rodantes, pero activos y útiles.  El “cacharrear” está en la prosapia del Revolico instalado en el ciberespacio de Cuba.

La formación del sitio estuvo vinculada a la distribución de listas por correo electrónico para anunciar la compra, la venta y el intercambio de hardware, generalmente usados. Fue una forma de apoyar el "cacharreo" de los que se adentraban en el mundo de la computación en un contexto de escasez tecnológica y concentración de estos recursos en las instituciones del Estado. Las piezas entraban en las maletas de los viajeros que llegaban al país, salían de las maquinas desechadas en las instituciones o de alguna u otra computadora  particular  que había agotado su vida útil. De este modo, dichas  listas  devinieron en una forma de reciclamiento colectivo en el que muchos se fueron haciendo de su cacharrito, mutante con cada paso de avance científico. Fue así, desde un inicio, una lectura del texto tecnológico que se imponía de arriba, desde esa globalización indetenible, realizada por los de abajo, inmersos en los rigores del contexto de escasez generalizada que trajo consigo la crisis económica y social de fines del siglo XX y principios del XXI.

Las listas iniciales prosperaron  y diversificaron su contenido. Cada vez más personas acudían a ellas. El que quería vender cualquier objeto se inscribía. El que quería comprar acudía a ellas también. Creció rápidamente desde los propios demandantes.  El soporte de correo electrónico se hizo insuficiente, por lo que se creó un sistema que analiza las listas,  clasifica los anuncios y elimina las repeticiones y la publicidad inservible. Surgió así un espacio de interacción gobernado por la inteligencia colectiva o de masas que sin estatutos ni reglas definidas, supo concertar sus límites. Cada cual sabe lo que se puede y lo que no. En el no hay lugar  para temas que levantan pasiones, ofenden y confinan el dialogo.  La propaganda política panfletaria y simplona, la devoción religiosa que busca adeptos u otro tema turbulento movilizador de polémicas de nunca acabar, son rechazadas por el consenso colectivo. Revolico nació, de este modo, con toda la simplicidad de lo complejo y  la plasticidad  y la capacidad adaptativa de las cosas que manan de lo popular. 

Tonel. Detalle de Método para explicación de la nueva economía (anuncio en Revolico)

Tonel. Detalle de Método para explicación de la nueva economía (anuncio en Revolico)

Las barreras que se le han interpuesto las ha sabido sortear. Si lo bloquean, surgen códigos alternativos que circulan entre las gentes. Si prohíben el acceso a él en las instituciones estatales, se espera la oportunidad en la que el administrador de redes descuida la vigilancia para entrar subrepticiamente. Si se carece de una maquina  o del acceso a internet, el vecino o el amigo que tiene estas posibilidades lo facilita.  Así, a  contracorriente,  persiste y pervive este espacio al que se accede para vender, comprar y/o anunciar. Más de 8,9 millones de veces mensuales son vistas sus páginas; lo que en términos de proporciones significa una visita por aproximadamente cada 1,2 habitantes de la isla. Esto sucede en un contexto de prohibiciones, de escasa conectividad de las gentes comunes y corrientes y de un bajo promedio de computadoras personales por habitante.  

No todos los accesos se producen desde la Isla. El sitio se ha transnacionalizado sin perder su sabor cubano. En Estados Unidos, España, Italia, Canadá, Brasil, Venezuela, Alemania y Ecuador, países con comunidades de emigrantes cubanos o contingentes de colaboradores, se usa Revolico, con una recurrencia que alcanza el 75 %. Fija así, por el deseo de quienes lo utilizan, su tozudez y persistencia que  descansa, entre otros aspectos,  en la opción que brinda ante el monopolio comercial predominante. Instituye, por tanto, todo un campo de confrontación, como sucede con toda alternativa a estructuras dominantes.  

A Revolico se acude en busca de mejores precios y otras ofertas que  desbordan las impuestas por los canales  de las cadenas comerciales. Vendedor y Comprador se ponen de acuerdo para el acto de una compra-venta que quebranta  impuestos de circulación muy significativos en la estructura de ingresos del Estado. Es a la vez una opción ante las imposiciones de los que importan café de Francia o vinagre (tao tao) de China y que luego  imponen como única alternativa en determinados momentos, áreas o puestos de ventas para dejar escapar así cierto tufillo  a complicidad, corruptela y/o manipulación de la oferta por funcionarios venales situados en puntos claves de la cadena importadora-vendedora.

Tonel. Detalle de Método para explicación de la nueva economía (anuncio en Revolico) 

Tonel. Detalle de Método para explicación de la nueva economía (anuncio en Revolico) 

 

Revolico es también una oportunidad para el analista social. Las vastas listas configuran una especie de reservorio arqueológico en el que los objetos puestos en contexto ofrecen información social y cultural. El mundo de la informalidad se enuncia y anuncia con sus matices y complejidades. Los objetos uso que conservan su vitalidad y que son sustituidos por otros más adelantados, se inscriben en el sitio a la busca de un nuevo dueño que prolongue su vida útil. La vivienda, el automóvil o cualquier otro bien de valor entrar en las listas para ser convertidos en capital que sustente proyectos o saquen del apuro coyuntural. La mercancía que sale subrepticiamente  de los almacenes o son introducidas en el país por mulas que participan de un comercio furtivo transfronterizo adquieren viso de legitimidad al anunciarse en el sitio. El nuevo empresario lo aprovecha para promover su negocio y el obrero, que intenta insertarse en un segmento del mercado laboral en ciernes, para ofrecer su fuerza de trabajo. El garrotero, hasta entonces sumergido en los intersticios de la marginalidad y la ilegalidad, deseoso de convertir su capital usurario en capital financiero legítimo y legitimado, anuncia su disposición y capacidad de financiar nuevos emprendimientos. En fin, desde Revolico es posible mirar una Cuba heterogénea, diversa, cambiante  y bullente. La pugna de fuerzas, deseos y aspiraciones diferentes y contrastantes -algunos de ellos ocultos o expresados solo en prácticas silenciosas-, que   dibujan el contexto de cambio con sus incertidumbres concomitantes que vive el país.  

Notas

 1 Vocablo con el que la imaginación popular ha bautizado a todos los automóviles de las décadas del 40 y el 50, fundamentalmente de origen norteamericanos,  que todavía circulan por las carreteras y calles  del país. 

Premio de Curaduría 2016

Premio de Curaduría 2016

Dan a conocer premios de Artecomic

Dan a conocer premios de Artecomic