El Senor Corchea es un espacio de Elvia Rosa Castro para publicar sus textos sobre arte cubano y los de aquellos que deseen colaborar con ella. También intentara estar actualizado respecto a las noticias para que sus amigos y conocidos (y otras personas) conozcan la info de casi primera mano y rápida.
Eusebio Leal otorga sede a proyecto Detrás del Muro

Eusebio Leal otorga sede a proyecto Detrás del Muro

Por Elvia Rosa Castro

«No son los hechos los que conmueven a los hombres, sino las palabras sobre los hechos»

Epicteto

«Hasta que se seque el malecón»

Jacob forever

Detrás del muro es un proyecto fundado por Juan Delgado Calzadilla (Juanito) para inyectar vida artística al tramo de malecón desde Prado hasta el Torreón de San Lázaro en la Bienal de La Habana de 2012, que acogió este proyecto en su muestra central. En la edición del 2015, volvió a presentarse, sorprendiendo a todos por la afluencia masiva de un público lego en materia artística. (Se dice que desde 1959 el malecón no se cerraba). Entre bienales, Detrás del muro, presenta libros, su documental, asesora para el otorgamiento de becas, imparte conferencias y patrocina no pocos proyectos.

Vista parcial de la fachada del inmueble desde Malecón

Vista parcial de la fachada del inmueble desde Malecón

El libro de la segunda edición de Detrás del muro no se ha impreso aún pero ahí hay un texto mío titulado Yo fui la espectadora de tu hermosura durante un largo día en el cual, entre otras cosas afirmo:

Detrás del muro es un proyecto megalómano que valida la tesis de Utopía (1), solo que al estar en una frontera -metafórica y literal- no es populista ni llega a los extremos. Más bien es aterrizado y viable y no pretende replicarse.  Su patria es el Malecón y sus “descamisados” son residentes urbanos atrevidos y sabiondos. Detrás del muro trasciende al arte al insertarse en cierto discurso y dinámica cultural;  y baila sobre una cuerda floja. Tal es su encanto y su handicap: estar en el medio de la nada. En el limbo. Ni para uno ni para otros. Ni para Elvia ni para Juanito.

Detrás del muro II es un evento que ha debido negociar las acciones de visos populistas así como resistirse y plantarse bonito para frenar la demagogia y el oportunismo de falsos aliados tras la aplastante evidencia de un evento exitosamente popular aunque su procedencia sea elitista. Detrás del muro II es un evento que ha debido bregar con la pérdida del valor cultual de muchas de sus propuestas por dos razones: 1 - la naturaleza misma del espacio público y 2 - la ausencia de cloro mental y urbano o la marginalia que impera en el tramo del Malecón que va desde el Torreón de Lázaro hasta La Punta. Esta última, unida al componente físico y violento del “sofá habanero” (2) hace que el evento dure, a lo sumo, una hora. Lo demás es resaca, distorsión, pérdida de foco. Lo demás son capítulos diarios de lecciones de canibalismo y pragmatismo desobediente y salvaje (3). Una zona de desastre debido, tal vez, a que aún ese público no es cliente” (4).

Ese tramo de malecón pertenece a la Oficina del Historiador de la Ciudad, y es ella, con Eusebio Leal liderándola, quien decide qué se emplaza o no en esas cuadras. La decisión puede ser técnica, ideológica, burocrática… etc, etc. Pero Eusebio Leal, que sabe que ese tramo es baldío y que necesita de un activismo sistemático; pero sobre todo es un hombre que confía en Juanito, otorgó un espacio (sí ¡un edifico de 4 pisos!) (5) al proyecto Detrás del muro, en calidad de sede, matando tres pájaros de un tiro: activar la zona sin mucho conflicto ideológico, reconstruir la edificación sin costo alguno y satisfacer el entusiasmo de Juanito, quien tiene ante sí una joyita necesitada de una rehabilitación ultracara pero que infla cualquier ego y será, no lo duden, un espacio al que todos quisieran asistir: como becario o artista en residencia, como expositor, como visitante o como simple y efímero contemplador del mar.

El equipo de Detrás del muro sabe muy bien lo que quiere con ese espacio y también conoce los desvelos que su rehabilitación traerán consigo. Publico imágenes del sitio tal como está para que el wow! cuando esté ready, sea más enfático.

Notas 

  1. Corto de Arturo Infante, en mi opinión un clásico del período.
  2. Nombre con el que también se conoce al Malecón.
  3. Muchas obras necesitaron de custodios que armaron sus “mecánicas” defensivas en una variante de tiangui insular realmente desagradable.
  4. Aspiración a sutileza que tiene su origen aquí: “La necesidad de ‘vender’ ha trascendido cualquier expectativa, alcanza incluso dimensiones ontológicas: lo que no se vende carece de ser. Esta realidad está acabando por transfigurar al público en cliente”. Emilio Ichikawa. La escritura y el límite. Editorial Letras cubanas, La Habana, 1998. p. 47.
  5. Anteriormente ese edificio estaba en manos del Ministerio de Cultura. Está emplazado en Malecón y Galeano, hace esquina con el hotel Deauville.
Censurada Balada Tropical en Galería Habana

Censurada Balada Tropical en Galería Habana

El gremio de los artistas visuales cubano tiene su primer logo

El gremio de los artistas visuales cubano tiene su primer logo